LA DIÓCESIS DEL CALLAO BAJO EL CONTROL DE LOS NEOCATECUMENOS

LA DIÓCESIS DEL CALLAO BAJO EL CONTROL DE LOS NEOCATECUMENOS

1. ¿Quiénes son los neocatecúmenos?

Con la ayuda de la Internet http://www.uca.edu.ni/koinonia/relat/035.htm, podemos dar la respuesta a esta pregunta mediante la Carta de Mons. Luis Alberto Luna Tobar ocd, Arzobispo de Cuenca, Ecuador muy sincera y leal que dirige a los fundadores de está «corriente religiosa supuestamente Católica», como son los españoles: Kiko Argüello y Carmen. El mencionado Arzobispo tal como lo evidencia en su carta; con la sensibilidad del amigo, del hermano y del pastor se dirige a los destinatarios contrapesando los aspectos tanto positivos como negativos de este movimiento religioso; ya sea en el aspecto estructural como hasta el aspecto doctrinal valiéndose de un equipo que con un sentido crítico y sano se hizo un discernimiento objetivo que produjo una definitiva respuesta a los cuestionamientos que le preocupaban, por lo cual, podemos interpretar la carta de Mons. Luna Tobar y su actitud ante los neocatecúmenos como una alerta de consecuencias funestas ante el peligro que representa en contra de la integridad de la Fe y costumbres de la Iglesia Católica y la pone a la vanguardia en su responsabilidad, para evitar lo que podría suceder en el futuro de la Iglesia a él asignada:

- Se refiere en primer lugar a un cierto culto a las figuras de los fundadores Kiko y Carmen, entre las comunidades neocatecumenales como una magia inaceptable.

- El sentirse que son las únicas comunidades verdaderas de la Iglesia con exclusión de las demás no apostólicas y mostrándose con agresividad ante éstas tomando una conciencia de no poder trabajar pastoralmente con una comunidad que no sea de las suyas.

- Se pone en práctica un orden doctrinal y moral con carácter impositivo y rigorista como se acostumbra en ciertas sectas fundamentalistas, manipuladas por una cúpula que excluye el auténtico sentido de libertad y caridad cristiana dejándose entrever un arraigo europeisante que pone en pugna con nuestra cultura propia y que el neocatecumenado trata de hacer penetrar en las mentes de sus seguidores, consecuentemente un menosprecio por lo latinoamericano en cuanto a la teología pastoral y así, se desestiman las comunidades eclesiales de base, nuestra opción por los pobres......... No se valoran los documentos de la Iglesia Latinoamericana base de nuestra pastoral como son los documentos de Medellín y Puebla.

- No se da un concepto preciso sobre un conocimiento teológico espiritual.

Sobre los cinco puntos con que Mons. Luis Alberto Luna Tobar enumera al finalizar su carta después del minucioso informe de sus colaboradores pastorales respecto al concepto doctrinal de los neocatecúmenos que por su sentido teológico lo expresa en su lenguaje propio, patrimonio de los entendidos en esta materia lo expresado en otros términos podría alterar su sentido inherente por lo que obviamente requeriría una trascripción literal que para nuestro caso solo precisa sacar las deducciones. Y si a esto se añade el que los neocatecúmenos tienen su Seminario propio con gran parte de seminaristas de vocaciones tardías que después de una preparación precaria se les confiere el Orden Sagrado dando por resultado Sacerdotes de fácil adaptación a la idiosincrasia de esta corriente religiosa, más aun si después de ordenados no quedan adjudicados a una Diócesis como es la forma propia de la Iglesia, sino que se quedan al servicio de la propia comunidad, Mons. Luna Tobar, bajo este aspecto expresa su preocupación y no duda en decir que los neocatecúmenos se presentan como una «Iglesia paralela» lo que equivaldría a decir que no sigue la misma línea de nuestra Iglesia Católica.

2. ¿Cómo se introdujeron los neocatecumenos en la Diócesis del Callao?

Los neocatecúmenos se introdujeron en la Diócesis del Callao, durante el período del Obispo anterior Mons. Ricardo Durand lo que después, aunque a él nunca se le escucho expresar algo al respecto, es de común opinión entre los cercanos al asunto que lo haya lamentado mucho, ya que por algunas fuentes de credibilidad, él habría sido la primera victima del sistema neocatecumenal. El caso es que Mons. Durand había presentado ante Roma su renuncia canónica por mayoría de edad, la misma que no fue aceptada por la popularidad de la que gozaba entonces a nivel nacional. Poco tiempo después, la influencia de los neocatecúmenos en Roma, habrían logrado el retiro de Monseñor Durand a fin de darle paso a la actual Obispo español, Miguel Irizar quien tomó posesión como Ordinario de la Diócesis Chalaca. El Obispo Irizar dejó notar su identificación con las comunidades neocatecumenales y alejó al Obispo Durand de la Diócesis y a todo su personal, quedando los sacerdotes cercanos al Obispo Durand como posteriores víctimas del régimen neocatecumenal.

3. ¿Qué trascendencia tiene el neocatecumenado en la Diócesis del Callao?

Fieles a sus principios, los neocatecúmenos no puede trabajar apostólicamente con una comunidad que no sea la propia, a no ser que encuentren algo que agrade o cuadre a su estilo de vida. Ellos se singularizan por su ritual, su música; el sistema del «Camino» con un cierto ascetismo de disciplina impositiva y radicalista que condiciona a sus seguidores sin otras alternativas que no sean las propias para lo cual preparan a sus propios sacerdotes en esa mentalidad. Ej. Idea fija: EL DIEZMO ya tenemos el resultado, en la mayoría de Parroquias, y un RITO agregado después del Evangelio, que es el «desfile» a depositar la «Ofrenda» en Canastos con la escolta ataviada de mandilitos con la inscripción «Pastoral del Diezmo» ¿Qué necesidad hay de todo ello? Eso no es lo que nuestra Doctrina Católica enseña ni requiere para su práctica.... No vamos a ser juzgados por cuanto dinero dimos NO, la condena no va a ser por no dar dinero sino por hacer sufrir al prójimo por no ayudar a nuestro hermano.

Nota: Hay personas que carecen de medios para dar la «Ofrenda pues en la situación actual (desconocida por los Neocatecúmenos) hasta los céntimos faltan para comer; esas personas ya no van a misa PORQUE TIENEN VERGÜENZA quedarse sentadas a la hora que el público desfila hacia los canastos, urgidos por los enmandilados de la «Pastoral del Diezmo» y pensar ¡Cuánta obra hicieron los Padres Maristas en el Callao: El Complejo Parroquial de Sta. Rosa, La Parroquia de Santa Marina, el Colegio Junior, César de los Ríos ¿Pidieron Diezmo alguna vez? JAMÁS, la feligresía siempre responde cuando ve OBRAS y si tiene medios por cierto. NO necesitamos que NADIE sectariamente nos lo imponga.

Como en toda tendencia política, el primer paso es la conquista del poder. Por lo antes dicho el poder de los neocatecúmenos empezó con el Obispo vasco, Miguel Irizar unido al máximo representante de los neocatecúmenos en el Perú, otro español, Ángel Ciriza, cuyos rasgos característicos de su presentación personal como es de común entre los neocatecúmenos se dejan notar: la barba crecida, ropas oscuras, tratos reservados con las personas que no son de los suyos les cueste mirar de frente como que viven su propio mundo exclusivista.

El otro sujeto de la cópula es Vicario General de la Diócesis, es decir el lugarteniente directo del Obispo y debía de ser un neocatecumeno: Javier del Río con una relativa preparación para que pueda respaldar lo que representa. El otro Vicario General un sacerdote de preparación superficial que es USADO para los «planes» neocatecumenales: Juan de Dios Rojas Pajuelo, quien resultó ser el tipo ideal para el alto cargo que está desempeñando como encargado de la pastoral, el mismo que ha puesto en juego toda sus artes para intervenir en las parroquias blanco de la codicia neocatecumenal, con graves escándalos que citamos mas adelante y que han sido objeto de Titulares en los diarios locales y a nivel nacional.

Es fácil imaginar a estos personajes de la jerarquía eclesiástica del Callao reunidos en confabulación para organizar su «plan de renovación» a fin de ocupar y poner bajo su control los colegios parroquiales y parroquias mas importantes de la Diócesis destituyendo a los sacerdotes que puedan incomodar al régimen y que por otro lado esos sacerdotes, son los mejor dotados por su preparación titulada o sus cualidades influyentes y que han tenido algún acercamiento al anterior Obispo Ricardo Durand Florez, todos estos han sido excluidos y reemplazados por otros de mentalidad limitada que demuestran NO «Fidelidad» sino servilismo incondicional al Obispo, y son manejables para el logro de sus planes aunque no sean los propios de la Iglesia Católica. El poder del Obispo, en este caso es autónomo y como Roma respeta mucho el principio de autoridad cabe decir que el Obispo actúa haciendo uso pleno de sus facultades. Es así cómo, para lograr los fines del objetivo neocatecumenal entra en juego todo lo que les es permitido con el fin de alcanzar sus metas: difamar, mentir, calumniar, etc. y como dice el Obispo Luna Tobar en su carta: entre los neocatecúmenos no se considera el sentido de justicia.

4. Casos reales del sistema que usa el neocatecumenado para tomar el control de la Diócesis por encima de los Derechos Humanos.

Cuando la jerarquía eclesiástica del Callao conformada ya por los neocatecúmenos puesto que tienen el poder gracias a la autonomía del Obispo que los patrocina, se han sentado a la mesa para coordinar el plan de intervención a las parroquias de interés y colegios parroquiales así como la forma como actuar con los sacerdotes que son blanco de su codicia, se procede a la estrategia que comienza con una audiencia entre el Obispo y el Sacerdote afectado, por cierto, a puerta cerrada en la que no se dialoga ni aceptan razones sino imposiciones. ¿Y el Derecho Canónico?, cuando el Obispo ha decidido no caben tropiezos que para todo hay remedio menos para el sacerdote víctima. Si hay resistencia es cuando se actúa por la fuerza o atropello, más aún cuando el Derecho Canónico se inclina a favor del Sacerdote afectado entonces se adopta otro sistema que justifique la acción contra el Derecho, y este es el de la difamación para fabricar una acusación o la tergiversación del Derecho.

El Obispado, en este caso, el Vicario Juan de Dios Rojas Pajuelo, organiza el plan de difamación aprovechándose de la misma gente de la parroquia en cuestión, ciertamente, entre personas predispuestas que nunca faltan en una parroquia, más aún cuando se les promete algo a cambio de los servicios prestados aunque sea en contra de su párroco, o tal vez no católicos ya que todo vale en esta lucha cobarde. El Sacerdote víctima empieza a ser abandonado por el Obispo para dar paso libre a los agresores asesorados por el Vicario Juan Rojas Pajuelo. Se sirven de volanteos agresivos contra el propio párroco en base a vulgaridades caricaturescas (ver «El Corresponsal» de Agosto 2001 Pg. 4), blasfemias, calumnias, se sirven de los medios periodísticos, recolección de firmas fraguadas, y hasta de la Fiscalía para denunciar por apropiación ilícita. Mientras el Obispo aguarda el avance de la situación para luego intervenir con «argumento de justificación» mostrándose complaciente con la «feligresía quejosa» aunque esté representada por un pequeño grupo de la misma gente que se manipuló valiéndose de todo los medios para acusar a su sacerdote y luego recibir la recompensa del Obispado.

Cuando la difamación no les da el resultado esperado, porque los cristianos conocen a su pastor más aún habiendo hecho obras, interviene la acción del Obispo con la emisión del Decreto y la aberración del Derecho dando el ultimátum para que el sacerdote afectado abandone su campo de trabajo y se proceda al despojo. Si el párroco se resiste en hacer prevalecer sus derechos es entonces cuando se toma la parroquia por asalto.

El asalto es protagonizado por el Vicario Juan de Dios Rojas Pajuelo acompañado por sus colaboradores intervienen el templo en el momento en que para el católico es lo más sagrado como la Santa Misa, y allí se produce la gresca entre la fuerza abusiva del obispado y los que defienden su fe y a su Párroco (ver diarios «OJO» y «AJÁ» del 27 de Agosto 2,001).

Lograda la desaparición del Párroco después de los graves incidentes se nombra a su reemplazante, el mismo que debe cumplir su papel de reintegrar al rebaño que se dispersó asustado y esta tarea la cumplirá con el mismo sistema contra toda ética y ofensivo a la caridad cristiana en base a acusaciones calumniosas contra el Párroco destituido se emprende una campaña de desinformación para opacar su imagen. ¿En qué otra forma se podría justificar la actitud indigna y anticristiana con la que se ha maltratado a un sacerdote si no es sirviéndose de acusaciones mal intencionadas con el fin de denigrar su imagen y esperar una conformidad por parte de los escandalizados?

Con la destitución del Párroco debe desaparecer todo signo de su presencia: su fotografía si está expuesta en algún lugar, e igualmente su nombre impreso, si compuso algún himno, se prohíbe cantarlo, se cambian los logotipos (sellos parroquiales), si hay algo que haga honor a su memoria debe ser anulado. Las personas que lo hayan acompañado en su labor pastoral, liderazgo, oficinas, o colegio, ya sean asalariados o voluntarios deben ser separados a corto o mediano plazo aunque hayan desempeñado por varios años su servicio en sus cargos a no ser que se solidaricen forzosamente con la campaña y demuestren que son adversos al párroco destituido.

En los colegios Parroquiales se les inculca a los alumnos a no reconocer ningún mérito del Director y/o Promotor anterior ni a mencionarlo en ningún acto comunitario o público que haya dejado alguna huella digna de recordarlo y lo peor es que se les insinúa cosas negativas de su persona para que sientan en alguna forma el rechazo contra su persona. Los padres de familias evitando los riesgos que puedan afectar la condición de sus hijos optan por el silencio.

En suma lo que se busca es dar a entender públicamente a la feligresía que el sacerdote destituido era indigno de continuar en el cargo por incompetente o por haber cometido irregularidades y esta es la estrategia infame propia de una mentalidad enfermiza y contagiante creada por el neocatecúmenado y consentida por el Obispo Irizar.

5. ¿cuáles son los cargos y lugares importantes de la Diócesis del Callao en posesión de los neocatecúmenos?

  1. La máxima autoridad Eclesiástica actual del Callao es el Obispo, Miguel Irizar Campos, es el principal promotor del neocatecúmenado en nuestra Diócesis.

  2. El Vicario General, es un neocatecumeno: P. Javier del Río.

  3. En la Diócesis hay dos seminarios uno Diocesano «Sagrado Corazón de Cristo» y el de los neocatecúmenos, «Redemptoris Mater», ambos Seminarios están bajo el Rectorado de los neocatecúmenos. De esto se puede deducir el futuro de la Iglesia Chalaca y su repercusión en el resto del mundo.

  4. Las parroquias mejor equipadas y sus respectivos Colegios Parroquiales que los neocatecúmenos han tomado por la imposición son las siguientes:

Parroquia Sagrado Corazón de la Punta y su C.E.P. Clara de Cogorno, San Antonio de Bellavista y su C.E.P. Jesús Maestro, San José de Bellavista y su Colegio Parroquial. Y unos seis colegios promotorados por el Padre Alberto Mora de Ventanilla, la Parroquia María Auxiliadora la parroquia de Santa Ángela de Mericís y toda el área de Ventanilla donde se ha construido un suntuoso templo adquirido con el dinero del Estado a través CORDELICA, y lamentablemente estructurado para el rito neocatecúmenal, por lo tanto, todo este sector está bajo el control de los neocatecúmenos. El Obispo ya anunció públicamente que el Santuario Carmen de la Legua será entregado a «Redentoris Mater» lo que equivale a los neocatecúmenos.

Lo que queda está bajo el cuidado pastoral de sacerdotes que como es evidente están alineados a la mente y simpatía del Obispo y al régimen neocatecumenal bajo el temor de quedarse sin asignación pastoral o verse obligados a abandonar la Diócesis, pasando a un estado de inhumana segregación.

6. ¿Cuáles son los Sacerdotes que han sido víctimas y han creado mayores impactos ante sus respectivas feligresías por la forma en que han sido apartados de las obras que han realizado en sus años de labor pastoral?

Procedemos a dar un informe de los Sacerdotes que han sido afectados gravemente por la campaña de lo que el Obispo llama «Renovación Pastoral» la misma que evidencia una inclinación de apoyo al avance de las Comunidades Neocatecúmenales en el Callao:

  • - El primero en ser afectado en esta campaña fue EL PADRE YASUHARA, Párroco de Maria Auxiliadora de la Perla. Los feligreses de esa parroquia recordarán la forma en que reaccionaron el día en que el Obispo Miguel Irizar Campos celebró la misa de transferencia y cómo los asistentes entre protestas, pifias e insultos contra el Obispo demostraron su disconformidad con esa decisión. Como era de esperarse, los neocatecúmenos tomaron posesión de la misma. El párroco de esa, desapareció del Callao sin mayores comentarios.

  • - EL R.P. BRUNO SECCO STECCA, Párroco de la Punta por 16 años, un Sacerdote de amplia cultura, con títulos profesionales, fundador de Colegios y Parroquias en el Callao, condecorado por la Prefectura del Callao juntamente con el Obispo Emérito Mons. Ricardo Durand Florez, en reconocimiento por las grandes obras que ha llevado acabo en este Primer Puerto, educador y maestro con amplia labor Apostólica entre la niñez y la juventud Chalaca, sacerdote ejemplar por su celo y dedicación pastoral, que ha aportado con dinero de su patrimonio familiar para las obras que ha realizado, querido y respetado por la feligresía Chalaca , fundador de C.E.P. Clara de Cogorno respecto del cual Monseñor Ricardo Durand Florez firmó un CONVENIO otorgado a la Benefactora que donó los terrenos donde se construyeron los Colegios, la garantía de que el Obispado permitiría que el mencionado sacerdote continuará frente a ese colegio con las facultades pertinentes mientras las condiciones de capacidad y salud se lo permitan, convenio que ha sido violado sin miramientos (ver «El Callao» 22-08-2001 Pg. 5; «El Corresponsal» Abril del 2001 Pg. 6) pues el Padre Bruno, despojado de sus derechos y de su parroquia en forma desconsiderada ha sido reducido al retiro y consecuentemente, parroquia y colegio han pasado a posesión de los neocatecúmenos, quienes, fieles a su «política», no permiten que el Himno del Colegio compuesto por su fundador, el Padre Bruno se entone como era costumbre en las diversas actividades del Colegio. El Padre Bruno ha sido humillado en diversas ocasiones por los neocatecúmenos no permitiéndole celebrar la Santa Misa que a petición de la gente que pastoreó mientras fue su párroco, se lo solicitan en los horarios normales de la parroquia, ni administrar sacramentos cuando por amor y simpatía se lo requiere su antigua feligresía (Confesiones y otros) hasta la fecha confiesa en la calle, lo mantienen marginado pero sí se sirven de la casa que el P.Bruno compró con SU DINERO, ese comportamiento es INDIGNO.

    - LO QUE ACONTECIÓ RESPECTO AL PADRE GIUSEPPE CRESSANO DE LA PARROQUIA SANTA ÁNGELA MERICI: Es algo que se repite en todas las demás parroquias intervenidas por el Obispado en la misma forma y táctica, a través de los Vicarios en esta oportunidad con intervención directa tanto del Vicario Juan de Dios como del Vicario Javier del Río quien sin ningún respeto por lo normado eclesiásticamente destituyó por teléfono al Padre Cressano, sabiendo que su renuncia no había sido aceptada por el Obispo; en cuanto al proceder del Vicario Juan de Dios Rojas, asombra comprobar como fue idéntico al que observó en la Parroquia San Antonio de Bellavista justo un año después (26-09-2000 - 26-08-2001) en los dos oportunidades la feligresía lo puso en fuga a golpes y empujones.

    En primer lugar el Obispo para salvar su figura se oculta detrás de sus Vicarios. Se manifiesta como un Superior comprensivo, con el sacerdote que cae bajo el juego de su astucia tratando de persuadirlo a un convencimiento que llega hasta el absurdo cuando están de por medio los intereses de sus planes y luego se pone a la expectativa del «trabajito» que cumplirán los Vicarios.

    El neocatecúmeno, Vicario Javier del Río, por su parte, hace lo suyo, como que desaprueba los desmanes del otro Vicario, Rojas Pajuelo, pero que detrás de la cortina se dan la mano por el éxito de la estrategia.

    Numerosos son los testimonios de los feligreses de la Parroquia Sta. Angela Mericí y todos han coincidido en manifestar toda una gama de ese proceso típico que aplican el Obispo y sus Vicarios contra los sacerdotes que están bajo la mira para dejarlos en la injusta situación en que están actualmente. De este modo el Padre Cressano desde que ha sido retirado de la parroquia Santa Ángela Merecí se encuentra excluido de su ejercicio pastoral, un sacerdote Italiano que ama al Perú y que vino a establecerse en nuestro país con el fin de trabajar en la viña del Señor con todo el celo Apostólico que lo caracteriza que después de haber sido engañado, humillado y maltratado como se haría con un ingenuo lo dejaron sin asignación pastoral, en el olvido. ¿Quiénes? El Obispo y sus vicarios ¿Por qué? Los feligreses de La Perla dicen que por que el P. Cressano no permitió la intromisión de los Neocatecumenos en su Parroquia «La Resurrección de Cristo», entonces el trato que está recibiendo el P. Giussepe Cressano es por ¡VENGANZA! esa y no otra es la lectura de estos acontecimientos que arrancarían lágrimas de dolor al Santo Padre, al comprobar que sus PASTORES actúan de espaldas al Nuevo Mandamiento por que no son seguidores de Cristo sino de una Secta liderada por Kiko y «Carmen» (fundadores del Neocatecúmenado) mejor dicho empresarios de un redondo negocio que les ha resuelto sus vidas a cuerpos de reyes con plata ajena. (les encanta el DIEZMO).

    - El Vicario Juan de Dios Rojas Pajuelo, encargado de la pastoral encabeza todo los desmanes desempeñando la figura del «fiscalizador». Se muestra arrogante e impositivo poniendo en juego un poder que desentona con su persona y como es propio de quienes arrastran un complejo alardeando de sus atribuciones reclama ser llamado: «Monseñor» o «Vicario» a quienes le dicen simplemente: «Padre», o cuando tiene que presentarse ante los demás con su característica arrogancia como quien exige los honores de su prestigio personal. Apoyándose en el poder de un Decreto comete los deplorables actos en público lo que lo hacen al mismo tiempo de «cara dura» porque parece no conocer la vergüenza sin embargo, en ocasiones trata de disimular su imagen mostrándose afectuoso con las personas, buscando la forma de presentarse en público artificiando voz y gestos de persona correcta y justa. Cae pues la suerte que es precisamente el tipo de personas que necesita el Obispo para secundar los planes que ha logrado mientras que como estímulo por todo el daño que este Vicario a hecho en la Iglesia del Callao el Obispo lo ha designado como párroco de una de las parroquias tradicionales más importantes de la Diócesis como es la de Santa Rosa, la que ha estado a cargo de los Padres Maristas por más de 50 años. Y toda la feligresía se ha dado cuenta de la ingratitud y falta de solidaridad por parte del Obispado y los Neocatecúmenos, en el proceso de retiro de estos dignos sacerdotes que han dejado mucha obra en manos de un párroco inmaduro.

    - EL PADRE ALBERTO MORA, pasó por otro caso del mismo proceso, un sacerdote de acción y de carácter, incansable, dedicado a la educación de la niñez y de la Juventud, Promotor de varios colegios COMUNALES tras varios años de labor pedagógica en el sector de Ventanilla, el Obispo Irizar no lo apoyó en su labor educativa y social en favor de la comunidad pues prácticamente lo ha despojado de su obra valiéndose de muchas irregularidades jurídicas.

    En estos casos el Obispo, actúa como empresario usando de su poder, para favorecer a quienes gozan de su simpatía aunque carezcan de idoneidad.

    Al Padre Alberto Mora, se le aplicó el sistema de la difamación como es propio de la táctica de la jerarquía, calumniándolo de comunista y otros cargos degradantes. No le quedó otra alternativa, a pesar de su resistencia, que entregar lo que sembró y promovió por tantos años. Este es un caso que por justicia debe ser objeto de exhaustiva investigación de la DEC y Ministerio de Educación.

    - EL PADRE DEMETRIO CHU GAMARRA, párroco de San Antonio de Bellavista, afrontó un hecho muy particular lo decimos con honestidad porque por lo insólito del caso ponemos en duda si se daría en otra parte del mundo católico algo parecido entre un Obispo y su propio Sacerdote. De lo que podríamos asegurar es que este Obispo español no habría hecho en su propia patria lo que esta haciendo en nuestro Perú. Los feligreses peruanos, por lo increíble de los hechos nos vemos precisados a mencionar nombres y apellidos de las personas involucradas en estos actos sin precedente como se están dando en la Iglesia Chalaca y ante la negativa del mencionado sacerdote en dar en forma alguna un informe personal por tratarse de algo que él considera comprometer su condición sacerdotal con el convencimiento de que la Justicia no la espera de los hombres, sin embargo somos muchos testigos cercanos a él como el resto de su comunidad que hemos seguido paso a paso los logros que ha dejado su celo apostólico y emprendedor como es la construcción del Complejo Parroquial de San Antonio que es un innegable testimonio que no merece la forma inhumana y anticristiana en que ha sido tratado y apartado de esa obra que ha realizado desde año 1988 al 2001 en la parroquia San Antonio de Bellavista que no se le permitió continuar lo que progresivamente año tras año iba haciendo.

    La Comunidad de San Antonio en pleno repudia la forma injusta y escandalosa de un Obispado controlado por los neocatecúmenos y auspiciado por el poder autónomo del Obispo Miguel Irizar, Prelado conocido por los medios de comunicación en las que aparece como un miembro formal del Clero, árbitro de la justicia y «defensor de los derechos humanos», con aciertos en sus respuestas al ser interceptado por la prensa en las diversas circunstancias de la vida social y política más aún en el «colmo de su modestia» con alguna frecuencia comenta en publico su envidiable relación con el Papa, lleva y trae mensajes del Santo Padre lo que «impresiona mucho» sobre todo a los que nunca hemos estado en el Vaticano, sin embargo, en la realidad no es sino uno más de los que apuntala el dedo de la justicia humana y divina en su contra ya que viola los derechos de sus sacerdotes sin escrúpulos sin tener en cuenta que tiene una responsabilidad como Pastor de una Diócesis, la misma que no se le exige a un cristiano común.

    ESTE ES EL TESTIMONIO DE UN VECINO CONTIGUO A LA PARROQUIA DE SAN ANTONIO DE BELLAVISTA:

    El Padre Demetrio Chu Gamarra fue designado a nuestra parroquia cuando aún no había nada construido a excepción del recinto cural que dejó el padre Bruno Secco, fundador de la parroquia de San Antonio en el año 1982, lo dejó semiconstruido la misma que se condicionó después para que funcionara transitoriamente el Seminario Diocesano por dos años con el Padre Florencio Salazar, su sucesor entre los años 1986 y 1987.

    El resto era un terreno inmenso, adquirido gracias al esfuerzo y constancia de la Madre Panchita. Por su parte el Padre Bruno, tomando posesión del terreno debió afrontar la oposición de algunos descontentos que no querían la parroquia y que derribaban durante la noche lo que él construía de día refiriéndonos al muro que cercaba el terreno.

    El Padre Chu Gamarra, se hizo cargo de la parroquia en la Pascua de Resurrección del 1988, seis años después de ser fundada, si contamos el tiempo desde que el Padre Bruno celebraba la Santa Misa en la calle de ese sector en 1982.

    Somos testigos de cómo el Padre Demetrio, que aún se le notaba joven, entre la polvadera del terreno vivía en su camioneta Ford (carro mato), durante los primeros años mientras veíamos cómo después del primer año en que celebraba la Misa en una cabaña de esteras, comenzó a construir el Templo, luego el local del Colegio Parroquial que continuó desde los primeros años de primaria hasta la secundaria completa, orgullo de nuestra comunidad, luego hizo verdear los extensos jardines dentro y fuera de la Parroquia, se construyó el Comedor Parroquial, Consultorio Médico, enlozados deportivos y hasta una panadería en los tiempos más duros de la recesión económica del país (Inicios de los 90), año tras año se las ingeniaba para seguir construyendo hasta el año pasado, 2001 en que inauguró las últimas dos hermosas aulas del Colegio Parroquial fruto del esfuerzo y trabajo continuo, que fue lo último que se le permitió hacer antes de arrebatarle todo el complejo en ese mismo año y allí está a la vista de los mismos ciegos como son las personas enfermas de odio que han hecho y continúan haciendo campaña en contra del sacerdote que ha dedicado gran parte de su vida para dejarnos lo que ahora ellos se sienten con derecho sirviéndose de la mentira y calumnia con la aprobación y asesoramiento del Vicario Juan de Dios Rojas Pajuelo, ejecutor de todo el daño que ha ocasionado a ésta floreciente Parroquia de San Antonio de Bellavista.

    El Obispo, ha nombrado como Párroco al neocatecumeno José Rivadeneira quien hasta ahora no esta haciendo más que destruir lo que pueda ser causa de reconocimiento al Padre Demetrio, presentando una historia tergiversada de la parroquia, aunque sí continua con lo que no puede destruir porque de eso depende su sobrevivencia. Parece no estar muy satisfecho de su antecesor ya que con indirectas ante la gente siempre tiene algo de qué acusar al Párroco destituido como lo hacen los artesanos que al entrar en competencia pretenden hacer prevalecer la calidad de su producto, no permite ningún reconocimiento justo ni a la persona del P. Demetrio, ni a lo que ha dejado, tachándolo de saqueador y ladrón. En esa parroquia se ha perdido en gran parte la vida de piedad, las celebraciones y fiestas religiosas con que día a día la comunidad se iba alimentando y aprendiendo de su fe. La comunidad esta prácticamente disperssada.

    Por otro lado el Padre Demetrio, era un sacerdote correcto y hasta exigente para educar en la moral y la FE, ¿En qué otra forma podría ser testigo de la verdad en un ambiente como el nuestro?.

    Por lo demás, se debería preguntar al Vicario Juan de Dios Rojas Pajuelo, si conoce a María Calderón, una vecina muy conocida por sus costumbres de difundir comentarios cuando de hacer daño se trata, con unos hijos varones que se forjaron ilusiones en la posible toma del Colegio Parroquial, autores del volanteo difamatorio contra su Párroco Chu Gamarra.

    Para el Vicario Juan de Dios Rojas Pajuelo, debe hacerse muy familiar el nombre de Roberto Díaz Pumayaya, de no muy buenos antecedentes en el CIMA. Este falso cristiano usado por el Vicario Rojas denunció al Párroco Chu Gamarra, ante la Fiscalía Penal del Callao (Ver el diario el Callao 14 de Agosto del 2001,Pg. 5), por apropiación ilícita juntamente con otro vecino poco deseable que responde al nombre de Rodolfo Leonardo Montalvo, con los mismos antecedentes del anterior (nunca frecuenta el templo Parroquial porque no es Católico) a excepción de las veces que ha querido participar en el desarrollo de los desmanes en contra de la persona del Párroco. Este mismo sujeto al servicio del Vicario Rojas ha tenido mucha parte activa en la acción difamatoria con la recolección de firmas fraguadas y declaraciones desinformativas a la prensa (diario «El Ojo» 27 –08-2001 Pg. 14), demostrando su injustificado odio contra un sacerdote. Estas personas juntamente con las que vamos a mencionar a continuación pasaban su tiempo en las oficinas del Obispado como acudir a su centro de trabajo para cumplir las disposiciones del Vicario Rojas, quien se dedicó en preparar el desalojo injustificado del Párroco Chu Gamarra de su parroquia de San Antonio de Bellavista, que según el Derecho Canónico debería ser inamovible (Cn. 522).

    A las personas citadas podemos agregar al Director del Colegio Parroquial, Manuel Dordán, cuyos antecedentes no muy halagadores son conocidos en el colegio Salesiano del Callao, persona astuta y perspicaz a quién el Párroco Chu Gamarra, lo acogió en el Colegio parroquial y que por lamentable error le dio la Dirección del Colegio sin conocerlo sino fuera por una falsa recomendación que el mismo Dordán se agenció usando el nombre del Director del Colegio Salesiano.

    Este triste elemento valiéndose del momento oportuno en que el Obispo pretendía intervenir el Complejo Parroquial necesitaba gente oportunista como este falso educador.

    Manuel Dordán, se pone al servicio del Obispado para incluirse en la estrategia de la toma del Colegio, cuyo «trabajo» sería muy bien recompensando. Después, que gracias a la bondad del Padre Demetrio, logró el inmerecido cargo del Director del colegio es ahora retribuido, actuando como si fuera el «dueño del Colegio» goza de toda las facultades que ejercía el Padre Chu, merced al cumplimiento de la promesa por la tarea bien cumplida en contra del que construyó y dejó bien encaminado uno de los colegios parroquiales mejor organizados de la Diócesis. Él sabe muchas cosas que pueden comprometer al Obispado.

    La forma como ha procedido después con los profesores y empleados adherentes al mencionado sacerdote es comentario a parte. Es algo de lo más ruin y cobarde que lo descalifica como educador.

    Además entre las personas involucradas en el complot tuvo un papel importante el Sacerdote César Fernandini, allegado del Obispo, a quien el Padre Demetrio acogió fraternalmente en la Casa Cural donde vivió por cerca de tres años sin sospechar que éste era elemento de observación e informe designado por el Obispo.

    El 26 de Agosto del 2001, es el día en que los católicos normales de San Antonio de Bellavista lo recordarán como el día de la infamia y la vergüenza para escándalo de creyentes y no creyentes.

    Por su lado, el Obispo Miguel Irizar, hizo su parte, firmo el Decreto en el que Padre Demetrio Chu Gamarra cesaba en sus funciones de Párroco, debiendo entregar la parroquia de San Antonio el 26 de Agosto. Mientras el Vicario Rojas citó a los reporteros del Diario «El Callao» en las oficinas del Obispado para hacer una declaración que sería publicada en la primera página con grandes titulares como: SANCIONAN A PÁRROCO, haciendo su declaración en una página intermedia de dicho diario con alusión a una investigación por «apropiación ilícita» atribuida al párroco lo que él bien sabía que todo eso había quedado bien aclarado ante el Obispo pero que lo usó como argumento para tener algo con que acusar y como justificar su actitud del 26 Agosto (Diario «El Callao» 14-08-2001 Pg. 5).

    En vísperas del asalto de la parroquia San Antonio cuando todo estaba bien planificado el Obispo vuela hacia Europa para una estadía prevista para dos meses, lo suficiente para que sus escuderos los Vicarios Javier del Río y Rojas Pajuelo cumplieran con su tarea y si «algo pasara», el Obispo quedaría libre de responsabilidad, se entiende, «debido a su oportuna ausencia».

    La organización encabezada por el P. Rojas Pajuelo se sentía muy segura del paso definitivo para desalojar al Padre Demetrio por la fuerza. Ya habían tenido otros logros bajo este sistema en otras parroquias, salvo «algunos percances». La preparación remota, esto es, la campaña de difamación ya se había llevado con un relativo éxito y el día señalado para tomar la parroquia por asalto sería el Domingo 26 de Agosto del 2001.

    La comitiva estaba bien organizada y las promesas bien definidas, es decir, sacado al párroco por la fuerza todos los participantes, movidos por el interés tendrían parte del «botín» esto es, en los cargos que iban a desempeñar en la Parroquia.

    Ese día se vieron sin mayores sorpresas las caras de los que tramaban el asunto en la oscuridad, estas personas fueron:

    Una religiosa española conocida como Hna. Elvira de la Congregación «Hijas de la Sabiduría» de ideas de «avanzada» quien cambió los hábitos por los pantalones, un moreno, Miguel Cueto que acababa de liderar una revuelta de protestas en su vecindario de Confecciones Militares sin conseguir medalla y su inseparable compadre Manuel Flores, con su digna esposa; doña María Fiestas, Rodolfo Leonoardo Montalvo, Roberto Diaz Pumayaya, María Calderón, doña Fanny Piana, Nancy Carrera, todo este «selecto séquito» que ya habían trabajado antes preparando el asalto se hicieron manifiestas, con modos vulgares a modo de verduleras y no faltó parte del Clero que de la sesentena de Sacerdotes del Callao una decena acataron la orden del Obispado: ¡Que tal ejemplo de solidaridad y caridad fraterna!, (a lo Irizar), es innegable que no fue por convicción sino mas bien por el miedo, como es propio del régimen impositivo que se rige en la Diócesis del Callao. Además se plegaron al asalto unos 17 Seminaristas, dignos discípulos del neocatecúmeno Javier del Río, el mismo que reservaría sus ganas de compartir el festín para salvaguardar su papel «de no responsable» en un hecho que él «desaprobaría» después. La caravana se encaminó hacia la parroquia de San Antonio con el fin de armar el escándalo llevando consigo reporteros de los periódicos «El Ojo» y «Ajá» además de una filmadora de video, la mismo que podrían confirmar lo acaecido pero cuya filmación nunca se vio en público (ver periódicos populares «OJO»: bajo título de: «FURIA CHALACA» 27-08-2001, Pg. 14 y «AJA»: «Abollan a Vicario» 27-08-2001 Pg. 3).

    El asalto se desarrolló como sigue: El párroco Chu Gamarra fue cogido por sorpresa mientras celebraba la última misa dominical de la mañana a hs. 10:00. Los vehículos que transportaron a los sacerdotes y seminaristas para su vergonzosa actuación se ocultaron en las calles aledañas al templo parroquial pero que no pasaron por desapercibidos por el vecindario. Ingresaron al templo durante el acto celebratorio. La feligresía al advertir el sacrílego asalto improvisó su organización en el momento, repicaron las campanas y pronto se dieron cita en el templo. Los invasores recibieron la comunión sacrílega de manos del mismo sacerdote celebrante ofendido. En el momento de los avisos el Vicario se dispuso a subir al altar, pero el Padre Demetrio lo detuvo a fin de dirigirse a los concurrentes. Al pronunciar las palabras: «.... por un decreto dado por el Obispo para que yo deje la parroquia el día de hoy...............», la comunidad en pleno reaccionó con gritos de protesta y se inició la gresca entre la feligresía y los agresores. El templo parroquial se convertio en escenario de grave escándalo entre gritos, violencia, insultos y otras suertes de desmanes. Encararon al Vicario Rojas Pajuelo, conocido «cara dura» con palabras muy efusivas contra su persona y no falto quién con justificada indignación le propinara un golpe en la cara lo que fue aprobado por el resto. El Padre Demetrio que aún se encontraba en el altar con la vestimenta sagrada atinó a dar la bendición para luego descender del altar en medio del alboroto dirigiéndose a la sacristía, luego después, cogido del brazo por un General de la Policía y su esposa, fervientes feligreses de la parroquia y acompañado además por otras personas que le hacían la guardia salió de la sacristía para permanecer de pie a un costado del altar.

     

    Cuando se le pregunto a uno de los seminaristas: ¿Porqué hacen esto con un sacerdote? este respondió: Yo obedezco a mi Obispo!. Digno ejemplo de obediencia de un aspirante a sacerdote que no valora lo que aspira.

     

    Mientras tanto los intrusos viéndose acosados y rechazados por la comunidad en pleno optaron por la retirada saliendo del Templo entre pifias e insultos dando al blanco en la persona del indeseable Vicario Rojas Pajuelo.

    El Padre Demetrio Chu, después de estos censurables hechos permaneció en nuestra parroquia dos semanas más, disponiéndose a entregar la misma para retirarse definitivamente el 08 de Setiembre saliendo con los honores y la dignidad que le tributó su amada feligresía lo que la gente del Obispado se lo negó injustamente.

    La lamentable situación en la que ha quedado actualmente la parroquia San Antonio de Bellavista con un párroco neocatecumeno: José Rivadeneira, quien se hace repudiable por el odio que demuestra abiertamente contra el sacerdote que le ha dejado la mesa servida, se ha ensañado contra toda las personas que trabajaban con el Padre Demetrio destituyéndolos de sus cargos y trabajos y colocando en su lugar a las personas que han cumplido el triste papel de actuar en contra de su propio párroco menoscabando su dignidad y pasando por alto lo que para un católico debe significar un sacerdote en este caso el sacerdote que les ha dado tanto de sí mismo y les ha dejado un buen legado, es objeto del odio de estas personas que a su vez son repudiadas y rechazadas por la Comunidad honesta y CATÓLICA.

     

    Esta gente indeseable hoy a cargo de la Parroquia San Antonio, está ahora usando de todo los medios a su alcance con propagandas y perifoneos exhortando al retorno de la gente a los servicios de culto, pero por todo lo que la comunidad ha visto y sufrido en esa parroquia pensamos que será muy difícil creer en un «catolicismo» como lo están testimoniando ellos.

    HASTA AQUÍ EL TESTIMONIO DE UN VECINO CONTIGUO A LA PARROQUIA.

    - Queda el Santuario del Carmen de la Legua, lugar tradicional de culto a la Patrona del Callao actualmente bajo el cuidado pastoral del Rbdo. Padre Florencio Salazar ex Rector del Seminario Corazón de Cristo y gran colaborador diocesano en los tiempos del Monseñor Durand que como todos los demás sacerdotes a quienes se les ha despojado de sus cargos y obras correrá la misma suerte entre la lista de sacerdotes que han quedado excluidos prácticamente de la Diócesis.

    El Obispo ya lo anunció el pasado Viernes Santo de este año 2002 que el santuario del Carmen de la Legua sería entregado a los neocatecúmenos, cuidándose ciertamente, de usar la palabra «neocatecúmenos», lo que hace presagiar que en este caso también prevalecerá su poder de imposición y los neocatecúmenos podrán cantar su «Te «Deum», esto es, su acción de gracias por haber logrado la conquista total de la Diócesis del Callao.

     

    ¿Qué más harán los neocatecúmenos ahora que se han apoderado de la Iglesia Particular del Callao, desterrando a los sacerdotes Católicos que no están alineados en su secta y han sido retirados en la forma cómo lo hemos descrito, con injusticia y perversidad hasta silenciarlos porque no tienen a quien acudir ante el poder autónomo y abusivo de un Obispo extranjero que unido a sus connacionales han logrado imponerse ante un pueblo tradicionalmente Católico como es nuestro Pueblo Chalaco?

     

    Firmantes de equipo de redacción y (testigos de los hechos): Por lo ocurrido en cada Parroquia.

    1. Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de La Punta: (PÁRROCO MALTRATADO: P. Bruno Secco S.)

    2. Por lo ocurrido en la Parroquia Sta. Ángela Merecí (PÁRROCO MALTRATADO: P. Giuseeppe Cressano)

    3. Por lo ocurrido en la Parroquia San Antonio de Bellavista: (PÁRROCO MALTRADO: P. Demetrio M. Chu Gamarra).

    Callao 08 de Setiembre 2002

    NOTA: Si desea contar con esta información envíenos tu dirección electrónica (e-mail)